miércoles, 26 de abril de 2017

margaritas del mantel

cuál hay
si el amor
al final
no es ese pájaro
que va a venir
a comernos
todas
las penas.

si la casa
es un psiquiátrico
con los enfermeros
de huelga, dos músicas
a la vez, los gatos
saltando de mueble
en mueble, las llaves
por el suelo.

cuál es
si dormimos
en horarios
no habituales,
si jugamos
un truquito
a ver quién
baja al chino,

si vamos a la vida
como jeff bridges
en el gran lebowski.

el amor,
el tiempo
que hagan
lo que quieran.

acá,
tranqui,
los versionamos.

domingo, 23 de abril de 2017

lista de diminutivos en sinónimos de merca

no me excita
la velocidad
de las palabras
cuando son
como un chasquido,

no quiero saber
la aventura
del hueso
forzado
al límite,
ni la ronda
de terrores
infantiles
que viene
después.

antes
que el rasgo
prefiero siempre
el contenido.

y de mañanita
a llorar a la iglesia,
que una o dos travesuras
no hacen al diablo.

reptiles y filtros con paquetes viejos de ocb

buda descubrió
que puede subirse
al extractor
de aire.

se pasa
todo el rato
ahí arriba.

acá
iggy pop
en el royal
albert hall.

hace un rato
paso juan
a dejar flores:

picantes
con mucho
gusto a bosque
en la garganta.

desde entonces
mido el tiempo
con canciones.

ejemplo:
tardaste tres
en bañarte.

saliste justo
en paraguay.

los animales
salvajes
no se preguntan
por qué hacen
lo que hacen
gritan al final
el colorado
homme
y la iguana
al unísono.

eso
y que la toalla
con la que te secaste
todavía escurra agua
haciendo ruidito
sobre la bañadera
me parecen,
de alguna manera,
una misma cosa.

miércoles, 19 de abril de 2017

le recomendé una novela gráfica a mi psiquiatra. no tiene remate.

en trainspotting 2
renton dice
choose life
y suelta un monólogo
donde se sobreentiende
lo contrario en una
a lo josé sbarra.

el asunto
es que después
gritan corte,
acto seguido
don mcgregor
descontractura
y va
a recibir órdenes
del director,
o a tomar evian,
o alguna otra
cosa de esas.

no se besa
las venas
con una piba
finísima
del líbano,
ni sale
de cuchillo
a buscar plata.

no corre personajes
vestidos siempre
de negro en busca
del próximo dulce,
nada.

la culpa nunca
es del chancho,
pero ojo con el tema
de las identificaciones.

los tipos
que van
en serio
a la vida
haciéndole
siempre
un hueco
para escapar
al baldío
que es
la muerte
no tienen
ojitos
de cielo:

a lo mucho pegan
algún titular
escandaloso
y después
desaparecen.

domingo, 16 de abril de 2017

y ahora

tres días
sin decir
nada.

la lengua
acostada
en el piso
de la boca.

tres días
de adivinar
ánimos en los
distintos ruidos
de las respiraciones,

rascando esa frontera
invisible igual que
hace buda con el vidrio
de la ventana, para poder
salir a cazar mariposas.

hoy no,
le digo mirando
adentro de sus ojos
amarillos, pero ya
no sé muy bien
a qué me refiero.

hoy no
que me siento
enfermo,
las palabras
se me antojan
iguales a
mecanismos
de fuga
y el silencio
es apagar
un incendio
echándole
gas oil encima.

guarda.
si me muevo
no es por ganas:
es para descubrir
nuevas formas
de estar del todo
equivocado.

miércoles, 12 de abril de 2017

sigue al conejo blanco

un día
vas a saber
los detalles.

la trama secreta
por la que suceden
todas las cosas.

en esa urdiembre
no habrá bordes,
sólo una claridad
estática y a la vez
en perpetuo movimiento,
algo diáfano.

después
va a venir el palazo
y va a ser tarde.

jacobo fijman:
perdido en el pozo
sin fondo de la locura.

enzo francescoli:
la guita, loco.
la guita lo destruye
todo. hasta al enzo.

mark sandman:
del otro lado
de los miligramos
recomendados
para respirar.

a todo
lo que se corra
de lo esperable
le corresponderá
una reacción igual
tendiente al cero.

martes, 11 de abril de 2017

que se llevaron a su hombre y necesita protección

todo va bien
hasta que
el diablo
se me arrima
a la oreja:

mandale, cagón,
que siempre
se puede
suspirar
como disculpa.

después se ríe
con más dientes
que el aparador
del ratón pérez.

entonces
me doblo
sobre muebles
extraños
¡y son los míos!
pero ya
ni la pieza,
ni el cuerpo,
ni los gatos,

la corriente.

ciertas ganas
de morder
hasta la sangre.

a la vuelta
queda el angelito
exudando presagios:

el que hace nudos
con las piernas
y las sábanas
para no desesperar.

cuando la noche
cambia de nombre
yo
enumero pesadillas
donde las palabras
no son ruido,
sino algo atravesado
en la garganta.

domingo, 9 de abril de 2017

agotando la cuestión de las servilletas

entonces:
ustedes, que cortan
la torta de lo que es
y lo que no,

que no pueden
estar ni un rato
sin reírse
de lo contentos
que están de ser
ustedes mismos,

para las pajas,
¿usan un autorretrato?


lunes, 3 de abril de 2017

semántica

háganse cargo:

ni colectivo ni chori
es gracias cáncer.

ustedes no son
los boludos
de la alegría.

son
los de siempre.

te escribo mientras escucho tatuaje falso y todo parece enigmático o sumamente paraguayo

lou me contó
que viniste
a visitar
en un sueño.

que andabas
bien, dijo.

por acá
la cosa sigue
como siempre.

hoy ganó river,
los gatitos
están calmados
por ser la hora
que es,

la casa parece
una foto de esas
que te mostraba
cuando iba a comer
ahí a vera.

supongo que son
unas por otras:
empieza a aparecer
el equipo al tiempo
que desaparece
casi todo lo demás.

¡me tendrías que ver
maniobrando entre
la tristeza
como un mamado
en una cristalería!

jueves, 30 de marzo de 2017

remate

opongo todo
el peso
del cuerpo
al empuje
de la noche:

no me doblo,
no voy a pedir
disculpas
por arruinar
la calma
en este plano
de liberales
y bienpensantes
siempre moderados.

si hay que gritar
hay que gritarlo todo.
y no por miedo,
ni por buscar ayuda.

basta.

no me interesa el poema,
no quiero distraerlos
con frases ya gastadas.

digo: basta.
porque siempre
estamos negociando,
pero no quiero
vender ni comprar
absolutamente nada.

basta
porque alguien
cambió la magia
por esta manía
de salvar la ropa
a cualquier costo,
como si en formas
se nos fuera
la vida.

y no es
ni nunca fue
no pierdas
a tus amigos
por política.

es, en primer
término, no los tengas
nunca en terreno enemigo.

viernes, 24 de marzo de 2017

instrucciones para morir

hable
como un pez.

el resto
sucede
solo.

lunes, 20 de marzo de 2017

otro

dicen que abriste
bien grande los ojos,
que apenas alcanzaste
a mirar a la tipa
que te cuidaba
ahí, al lado
de la cama.

que ni te enteraste.
que así da gusto irse.

después
la diáspora de muebles
y elementos de cocina
hasta vaciar el departamento.

los que quedamos
tenemos estas formas
medio particulares
de atribuir significado
¿viste?

irse con gusto.

es como decir
no sos vos soy yo
u otra de esas,
creo, pero acá
estamos.

por mi parte
voy entero
en dos tareas:
hacerme amigo
de la idea
de tus sillas
y dejar de llorar
cuando duermo.

comidilla
para el pensamiento.

un par de tareas
específicas
que completar
en vez de volverse
rematadamente loco.

domingo, 19 de marzo de 2017

dr miroli LTA

apagué la tele
después de comprobar
que iba entera
en un cover
medio novedoso
de la campaña
del desierto.

salté
de botella
en botella
tarde abajo,
tratando
de conciliar
con la desaparición
de abuela gorda.

era domingo.
river, recién
el martes.

mi tristeza,
a veces,
se parece
a las flores
cuando las cortan
antes de tiempo:

pega un ratito
al principio
y te deja estúpido
todo el rato después.




miércoles, 15 de marzo de 2017

remar

pienso
en el departamento
vacío de la calle vera,

en los parientes
de los portarretratos
mirando la nada.

el hueco
de tu oreja
en el parlante
de la portátil
sobre la almohada,
pienso.

en la paz
afelpada
de los religiosos.

pienso
en mi espalda
y todavía
no sé bien
que hacer
con ella
si no estás
cuando me pica.


viernes, 10 de marzo de 2017

te llamo

yo escribo
porque vos
me hacías
cuentos
a la siesta,
gorda,

porque
la única
metafísica
que conozco
es la de tus
palabras
deshaciendo
el calor
y el ruido
del turbo
en un sólo
campo inmenso
donde caben
las pasturas
de todo
el mundo.

sé los árboles
porque te conozco
las manos.

jueves, 9 de marzo de 2017

montagut ¡qué aborto se perdió tu vieja!

el pibito
que la policía
sacó
medio golpeado
de la catedral
en la marcha
de mujeres
resultó ser
del partido
de biondini.

violencia
es el accionar
de estos grupúsculos
con miedo a perder
los privilegios.

darles un par
de cachetazos
es otra cosa
más parecida
a la restitución
simbólica
y al amor
de pares.

baño de realidad,
que le dicen.

miércoles, 8 de marzo de 2017

gorda yo te amo

el amor
es antes
del cuerpo.

antes
del tiempo
y su carácter
siempre
caprichoso.

aunque quieran
cambiarme
los verbos,
o pintar tu nombre
en escala de grises.

antes
estamos
nosotros.

martes, 7 de marzo de 2017

edad

la parrillada,
bien regada
de tinto,
es mi adaptación
mejor lograda
de los tres días
sin dormir.

para nosotros

i.
mamá vení rápido
que nos mata
la policía,
escribió.

eso lo sabemos
por la tele.

quizás respiró
humo negro
hasta anegarse
los pulmones.

y terminó apilado
con otros seis
en un baño,
gritando:
estoy vivo
saquenmé.

para cuando
entraron
los bomberos,
ya era tarde.

hoy también
es tarde,
pero para
que sea
noticia.

ii.
en treinta años
de legajo ella
nunca adhirió
a un paro:

igual trabajaba
en la privada,
dice ojitos rubios
para la concurrencia
obnubilada,
que asiente.

todos
en la mesa
acuerdan:
los maestros
tienen
la obligación
de empezar
las clases.

obligación, dicen.
como si no se tratara
de un trabajo igual
a cualquier otro.


iii.
a mi no me gusta
la ideología, dice
la empleada
de cultura
del pueblito,
preocupada
porque su chico
es fanático
del sindicato.

yo no soy
de ninguno,
insiste.

pero el sueldo
se lo paga
el estado.


iv.
esto también
somos nosotros.

toda vez
que hablamos
es a esta gente,
nausea mediante,
a la que debemos
tocar.

es eso
o empezar
a repartir
acusaciones
mientras
la resistencia
se parece cada
vez más
a la queja.

lunes, 6 de marzo de 2017

tics y perseveraciones que indican notoriamente

aún no: el preámbulo.  no caben dudas, pero no todavía.  será después y no el preámbulo, ni el postfacio.  pero aún: las palabras.  eso sí cabe siempre.  a las dudas las carga un diablo obsesivo.  digo.  no me parece menor: un hombre parado hace sombra en el suelo.  le puedo errar de medio a medio, pero digo.  no soy un cínico: no me interesan ni la mordacidad, ni los beneficios secundarios del silencio.  digo y le erro.  y hago archivo.  con el bobo, todos los días.  no me llamo: digo y le erro y vuelvo a corregirme.  me enseño una sombra en el suelo, de pie.
no me llamo, pero digo.


***

entonces, porque seguro no es ahora,
el poema.  entonces también la época
y la lengua.  como carne y uña,
café con cárcel.  juntas.  una por el calor,
otra por no saber.  de la mano.  al comienzo.
porque seguro es y hay, pero no ahora. no esta
convención en tanto voy a decir y voy a temblar.
el poema.  al masticar sin cansancio el plato
vacío de la realidad.  ante esa gente
que va a la vida fingiendo coordenadas.
personas replicantes.  hablando siempre como
si estuvieran en un evento, o un estudio de tv.
en la lengua, la época tiembla.
entonces ahora y el poema. no sé cuando
deba terminar.  sé la tierra y la semilla: ahora.
sé que habló el borracho, que el viejo del árbol
y la desdeñosa.  que el alucinado de los descapotables
y el cónsul y el pianista triste del paisito. eso sí sé.
lo demás pienso temblarlo.  en la época, la lengua
y entonces.

viernes, 3 de marzo de 2017

wiñazki la concha de tu madre

mientras
en tele
le cuestionan
a baradel
si en verdad
es docente,
el ministerio
de educación
lo ocupa
un analista
de sistemas
de una facultad
privada
de segunda
línea.

¿qué es
el poder real?
eso: hacer vos
las preguntas.

el resto
es pura espuma.

jueves, 2 de marzo de 2017

y una ceniza negra

cuando
los párpados
sean rutas
redondas
de cielo
y los pies
echen raíces
hasta el tiempo
de los abuelos.

cuando
por la casa ande
con los gatos
la presencia
de los días,
pero en puntas
de pie:
vos en la ducha,
la ropa en la silla,
una mezcla exacta
de equilibrios
y caídas.

cuando
la música sea
en la panza
y desde ahí
hacia todo
lo demás.

sólo entonces
y no antes
vengan
a hablarme
del regalo
que es
la vida.

miércoles, 1 de marzo de 2017

a jacobo

el viejo
del árbol
habló.

las palabras
fueron ojos
dentados
de tardes
a la orilla:

algo nuevo,
algo azul.

detrás,
el hospicio
pareció rascarse
a los locos
como garrapatas.

pero, cuidado,
que el viejo
del árbol
habló.

mi lengua,
la de todos,
es nada más
que eco.

lunes, 27 de febrero de 2017

panrelleno superstar

mientras
las uñas
de mis gatos
hacen ruido
contra el piso
de madera,
yo me escribo
el silencio.

ahí respiro.
entiendo algo
parecido
a un cuerpo,
lo recorto
del calor
y del tedio.

muevo
los brazos,
fumo y hago
monerías.

mando
por un rato
la fiebre
a pintar
mandalas,

o a hacer
alguna
otra cosa
de esas
con olor
a sahumerio.

jueves, 23 de febrero de 2017

arreste a esa chica

yo no sé
quien entrena
a la policía
de las formas:

esos viejos
lastimosos
que creen
que la poesía
es decir
alado en vez
de con alas,
o rostro
en lugar
de cara.

sé,
en cambio,
qué debe
la poesía
al lenguaje
de los pájaros
a la siesta
en entre ríos,

o al hamacarse
del viento
boca afuera después
del primer trago
de ginebra.

a la primera vez
que recibiste
una piña en plena
cara.

también sé
que sucede.
y que no hay
nada que pueda
hacerse con
o contra ella.

del trueno
no sería
el ruido,

sino la parte
en que medio
te tiemblan
las patitas
después.

lunes, 20 de febrero de 2017

de que no me caiga, me cuidan

se queda
quieto ante
la puesta
de tierra
y el huracán
de siesta
después.

mira arriba
y lejos:
busca el mar,
la sal
en el aire
la piel ardida
de los veranos.

pero ni el agua,
ni ninguna otra
combinación
de elementos:

nada.

la misma nada
que al volver
de un largo viaje
a una casa vacía:

y hojear con fiebre
facturas dispersas,
y barrer mugre
del suelo
arrastrando un pie.

la misma nada
de ajustarse
la cara de lunes
después del café
y salir al día
como un obituario
incompleto
por un pequeño
error de edición.

miércoles, 15 de febrero de 2017

juegan a primero yo

cierta forma
de perplejidad
o malestar
al entender que
no se habla
al sujeto político,
sino al individuo.

que la pesada
herencia
es ideológica
y ha de ser
exterminada
por cualquier
medio.

que de los
setenta mil
millones
del correo,
paz y amor
mediante,
ni noticias.

domingo, 12 de febrero de 2017

izquierda sensible

es cierto:
hubo una fiesta.
el aire
pesado, las
marcas en
el suelo,
los utensillos
rejuntados
en la pileta.

la casa
fue un muestrario
de lucecitas
coloridas.

pusimos música,
fumamos, hablamos
de todo, citamos
al diego y llegada
la oportunidad
jugamos truco 
de seis.

entrado el día
se fue el último.

quedaron, 
si,
un par 
de globos
tirados.

los gatos
primero
los miran,
después
los golpean
de un lado
para otro.

y así también
va el ánimo,

saltando
de piedra 
en piedra,
como si cruzara
un río.

ahora, por ejemplo,
tiene los dos pies 
bien apoyados
en la vuelta
a river
del chino rojas.

sábado, 11 de febrero de 2017

en forma de cubeta

la soledad
puede ser
un postigo
movido
por el viento,
cuatro paredes
sólidas colmadas
de fotografías.

un juego de llaves,
un gato, un disco
de cifras y estilos.

puede ser
también hablarte
cuando sueño,
mientras subo
y bajo
las cuchillas
del campo santo
donde no pienso.

o hundir la cara
en una boina vieja.
o encontrar tu reloj
sin cuerda entre
mis libros.

como
los gemelos
fantásticos,
la soledad
puede tomar
casi cualquier
forma,

es mi versión
libre de estar
acompañado.

martes, 7 de febrero de 2017

mi propio chernobyl empezó con un eructo

en los diarios
en la radio
en todos lados
mensajes
que hablan
notoriamente
de alguna cosa
cuyo contenido
conozco, pero
olvidé de golpe.

así también
con las personas:
una evocación
inexacta pero
presente.

como cuando
buscás algo
que tenés
en la mano.

o como
tener hipo
en el cerebro.


lunes, 6 de febrero de 2017

godot, o la carroza

no era entonces
ni es ahora
el silencio
un problema
al romperlo
con los gritos,
o la idea
plantada
en la cabeza:
no estoy
paranoico
tengo razón,
como en uno
de esos choques
donde el auto
se abraza
al poste
de luz.

no era entonces
ni es ahora,
cúper,
ni en ninguna
parte.
años después,
ya egipto,
áfrica,
pero ni así
y un saludo
de vicente luy.

no era entonces
ni es ahora
la calma
ruta,
o antídoto
posible cuando
se escribe
cuesta abajo.

lunes, 30 de enero de 2017

tardepiaste

podes manotear
el frasco.

o poner
dos discos
seguidos
de los stones
o los ramones.

o gritarle
vocales abiertas
al ventilador
encendido.

podés jugar
a la rayuela
con la nariz
y ser el más
tocapianitos
del vecindario.

o ser de esos
que le tienen
la bandeja
al cura
cuando
se manya
la galletita
de cristo.

cualquier cosa.
todo antes de
es que eran
los dos
lo mismo.

domingo, 29 de enero de 2017

mientras miramos bob's burgers


reírse
sin decir palabra
también es satori.

sábado, 28 de enero de 2017

el gólem de almagro

mi vecino
es igual
a bob
de twin peaks.

tanto que, a veces,
al mirarme en el espejo
del baño, temo al impulso
de romperlo con la frente
y verlo a él, ahí, riéndose
en el lugar de mis dientes.

mi vecino
fuma porro
sólo si antes
prende sahumerios
nag champa,
sin dejar nunca
de retar a su perra,
una pitbull
que vive ahí
presa en ese black
lodge que ha de ser
el departamento
de al lado.

nuestra relación
está bien así:
él amenaza con llamar
a la policía
cuando le molestan
los ruidos de casa.

yo nunca saludo,
pero le hago
estos homenajes
que en realidad
son para el tipo
que en la serie
actúa de sordo.

martes, 24 de enero de 2017

sueño, o si las palabras

trepan
diente a diente
las tormentas
hasta casi
despertar polen
a los párpados.

los huesos, pájaros.

tierra la hoja
de todos
los cuchillos.

la vez
que diga filo,
en realidad
y en su lugar
vaya panza
de un gatito.


jueves, 19 de enero de 2017

all the saints i know

pido a los santos
del cielo
hoon, sandman, lemmy,
que guíen mi camino
y curen la pena
que se quedó
a vivir
en el cuerpo.

lluvia, pido.

lavarnos
de los significados
que no están
ni en la carne
ni en el espíritu,
sino en las palabras.

de lo humano,
dos casilleros
para atrás.

sobre los cambios reglamentarios propuestos por van basten

lo peligroso
es confundir
el silencio
con la elipsis
y la dentadura
con las palabras.

como si
sospecharnos
a contracarne
pudiera
de algún modo
amortiguar
el golpe
de nacer aire
en vez de uno

al principio.

miércoles, 18 de enero de 2017

tremolo

¿cómo sonará
el ruido del motor
de una heladera
en la cabeza
de un salvaje
que una vez
fue hermoso
y después
lo cambió todo
por un juego
de paredes
con llave?

¿creés que
aunque el ánimo
animal nunca derrama
al humano, igual,
se regula solo?

¿qué palabras
hay que usar
para hablar
en madera
y brote
del árbol
que éramos?

yo quiero
mis brazos
¿me escuchan?

quiero todos
los minutos
de mi carne
devuelta.

domingo, 8 de enero de 2017

house

ayer amaneció nevando.
yo salí a fumar un cigarrillo
al patio de atrás para calmar
la tos y miré cómo los árboles
iban volviéndose blancos.

después desayunamos fuerte:
panceta, huevos, café y panes
hasta aplastar por completo
el frío de la noche
en el cuerpo.

Becca y Bernie, los dueños
del lugar, son una pareja realmente
hermosa: siempre hay amor cuando
se hablan, hacen los trabajos
de la casa mientras bailan
y cantan a dúo. sus hijos
ponen la alegría complementaria
al ambiente, con ojos que brillan
como obsidianas niñas o luces
de navidad.

lou y yo
muchas veces nos preguntamos
por la felicidad, digo, la manera
adecuada de perseguirla.

pienso que acá hay algo.
en la esfera íntima. ahí donde
no importan ni las banderas,
ni el idioma, ni el presidente
careta de turno, ni seis carajos.

nos enroscamos buscando,
mientras en realidad el asunto
es sencillo: el cuerpo caliente,
la sonrisa franca y la palabra
llena.

eso mismo vi.
donde casi todos dicen,
desde lejos, que no hay
nada para mirar.

martes, 3 de enero de 2017

usnavi

treinta y cinco horas
en un colectivo
sembrado de soldados
con sus bolsos verdes
y sus botas al tono.

treinta y cinco horas
buscando sin caso
la posición adecuada
para echar una siesta,
o leer un poco,
lo que sea con tal
de matar algo
de tiempo.

clayton, a lo mucho
diecinueve años, dijo
que el entrenamiento
es igual a como se ve
en las películas.
a veces incluso peor,
con un sargento
rompehuevos
que grita
a centímetros
de tu cara:

no servís para nada
andate a tu casa,
no pertenecés acá
y así sucesivamente
durante cada uno
de los ejercicios
de aptitud física.

todo lo contaba
mientras escupía
saliva con pasta
de tabaco
por el costado
de su boca rubia.

cuando finalmente
llegamos a destino
dejó de llover
como por arte
de magia.

no que crea
de golpe
que el clima
tenga algo que ver
con mi historia,
pero vaya
mi agradecimiento
a quien le quepa
el sayo.

viernes, 30 de diciembre de 2016

maiameeeee

tres cervezas de asheville
para aplastar la insolación
y las ganas de romper
el equilibrio
que nos rodea.

escribo de espaldas
a la postal
que es el vecindario.

esto no es una ciudad,
es una alucineta
por donde sólo corren
la guita y cierta clase
de calma parecida
a respirar bajo el agua
hasta que rajen
los pulmones.

lou y yo hacemos casa
en las caminatas nocturnas.

durante el día jugamos
con los nenes,
contamos colores
en los lomos
de las iguanas.

dedicamos
nuestro tiempo
a besarnos.

a fotografiar
arañas y montones
de otros bichos
que no flashean
con los shoppings,
ni con los modelos
de los autos.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

un día después

en la estación
anterior subió
alguien igual
a vos.

tenías razón:
no puedo hacer
esto sólo,
veinte de diciembre
el runrún
del dos mil uno
en la cabeza,
los mismos tipos
en el gabinete.

a veces
todo se reduce
a gestos mínimos
para guardar
la compostura,
en especial
cuando hay
un policía
con cara
de rottweiler
mal comido
en el asiento
de enfrente:

tamborilear
los dedos
y contar
los golpes.
ordenar
alfabéticamente
los meses del año.

la vida
por no cederle
terreno emocional
al desastre

la vida
por perón.

lunes, 19 de diciembre de 2016

para lou, revisitado

salimos
de la pieza
sin una sílaba
en el cuerpo.

creo
que vos
encendiste
dos cigarrillos.

fumamos
escuchando
blinking lights
and other
revelations,
eso seguro.

después
te pusiste
a leer.

esto
no es un poema.

es una imagen
contractual
para esos días
en que la felicidad
parece una gesta
por lo menos
improbable.

jueves, 15 de diciembre de 2016

una que sepamos todos

yo fui al futuro y vi todo esto.
vi los hospitales llenos hasta los pasillos con jovencitos peligro rotos de puntazos y balas de nueve, en un silencio que sólo puede hacerse con cinco generaciones de alcohol de quemar en sangre.
los calabozos con los que perdieron durmiendo la mona entre el olor a meo y a fiebre, tallando nombres en las paredes ni bien despiertan mientras alguien amenaza con un traslado.
antros culturales donde egópatas hacen gracias a precio de aplauso, con la sangre más quieta que un dentista o un usurero, sacudiendo brazos famélicos, desesperados de palabra.
vi los bancos y las comisarías y la casa de gobierno y los vendedores de seguros y los arbolitos del microcentro y los semáforos.
a los dealers que estiran hasta la infamia, escondiendo siempre el material mocho detrás de la espera, con miradas paranoicas a los costados y celulares prendidos fuego que nunca atienden.
la sonrisa blanca de nenes que ni sospechan lo que es la muerte, esos que el cuchillo del lenguaje aún no corta.
yo fui al futuro y vi todo esto. y las iglesias y los hogares para indigentes y los nuevos emprendimientos inmobiliarios y los trenes siempre oxidados con su arrullo rítmico de hierro. también había médicos y también hacían preguntas interminables antes de empezar a escribir la receta.
el futuro era bastante parecido a esta noche, ahí afuera del departamento. percudido, con surcos hondos por donde todavía circula el hartazgo la sangre el semen la bilis y el agua sucia que somos.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

ellos

yo los vi
con los ojos
como en conserva,
la respiración
gruesa haciendo
bulto en el cuellito
blanco de la camisa.

sonriendo diente
por diente,
estrechando manos
frías como la muerte
de un niño en invierno.

los veo todavía
en el prime time,
frente a la cámara,
bajando de coches
con una nueve
en la guantera.

todo brillo,
a gusto con dios
porque dios
también trabaja
para ellos
y nadie está
pagando cargas
sociales, art,
ni un carajo.

en el vecino
que te golpea
la pared de noche
cuando toca gritar
y romper vasos
contra el suelo
también están
ellos.

en el mierda
que quema el café
de todas las mañanas,
en el pucho para aplastar
la tos.

incluso
en el aliento
de la puta
que suelta
un te quiero
en un suspiro
calculado,
pegada
a tu oreja.

y además
en el vino.

en todo
van prendidos,
horadando las palabras,
tirándole con alplax
a las emociones reales,
dejando basura blanca
o cromada en su lugar.

cada vez
que alguien dice

hay que darles tiempo
o
es que esto era joda,

una camada
realmente tierna
de cachorros
de una especie
en extinción
se tira en grupo
de un barranco.

lunes, 12 de diciembre de 2016

una novia de ricky espinosa

con lala
nos conocimos
compartiendo
pasillo de loquitos
en el hospital.

ella estaba
metida ahí
por un intento
de suicidio.

tenía
la cadera
estropeada
por la caída
y no se podía
levantar
de la cama,

yo iba entero
en cómo rajar,
pero ni cerca
de lograrlo.

así rota
como estaba,
lala irradiaba
cierta belleza
inexacta
que no había
visto nunca.

por unos días
tuvimos planes,
nos prometimos
cosas a contrapelo
de las enfermeras
y todo eso.

del lado de afuera,
me fui al mazo
sin siquiera
mirarla
a la cara.

supongo
que está bien así.

ahora
que todo parece
una película

pienso en esos
caballos de alquiler
que hacen siempre
la misma vuelta
sin importar
cuánto quieras
tironearlos
en otro sentido

y un poco
me siento
la rienda.

domingo, 11 de diciembre de 2016

frío como abrazo del tano gracián

lo perdemos nosotros,
me dije mientras apagaba
la tele post partido.

de toque pensé
en esos que dicen
no entiendo
qué tenés que ver
con los veintidós
millonarios que juegan
y otras refutaciones
de la misma clase.

como si el ánimo
debiera modificarse
nomás ante las Cosas
Trascendentes,

como estar
con la emoción
a dieta, cortando
en centésimos
la pena
y la sonrisa.

después
lo aplasté todo
con una cerveza
helada.

derrota o no,
tampoco es cuestión
de entregarse manso
a esa tristeza
que crece a veces
en los bordes
del domingo.

sábado, 10 de diciembre de 2016

boxes

estoy buscando
pistas
en la trastienda
del lenguaje,
al borde
de la madre
de todas
las revelaciones.

huelo
las señales
en el aire
como un perro
de caza, o un
ciego en busca
de un restaurante.

la aventura va
a terminar anegada
de ambulancias,
pero yo no lo sé.
voy a lo mío
con dedicación
plena

y no es
que florezca
el delirio,

es la realidad,
que resulta
insuficiente.

***

al mal tiempo,
casa grande,
dice el mundo.

ahí donde gritan
los locos
atados a sus camas
y las enfermeras
tienen cara
de grupo de tareas,

donde doctor
o policía
son una misma
cosa
y las puertas
sólo se abren
desde afuera.

ahí me despulgan
el cerebro
hasta quedar
como ahora:

roto
pero de pie.

martes, 6 de diciembre de 2016

a bobby

el tipo entendió
que uno es
o debería ser
apenas una cánula
donde circule,
viva, la música.

hizo el cuerpo
a un lado
y dejó nomás
lo esencial.

del drama
ensimismado
de la carne,

sólo
lo que vibre
al chocar
con el aire.

lunes, 5 de diciembre de 2016

bola en la ingle, bola en la ingle

yo no soy
mi historia,

esa casa
donde la memoria
reordena una
y otra vez
los muebles
a su antojo.

ni mi origen
ni mis particularidades
van a ayudarme
a atravesar
este pasillo
por donde sólo
circula la fiebre.

de mi nombre,
el ruido invisible
del humo en el pecho,
los ataques de tos
por las mañanas;

cierta obstinación
en intentarlo nuevamente
a la hora en que todo
se arruina.

viernes, 2 de diciembre de 2016

but carlito, what are you talkin' about

mi cuerpo
estaba erguido,
pero lo que es
el espíritu,
lo tenía
en posición
fetal,

dijo, textual,
mi dealer
en una que
creí medio
herman hesse.

igual, enseguida
agregó algo
acerca de la palabra
de dios y remarcó
con un golpe de ojos
hacia arriba.

después comentó
que las iglesias
siempre le generaron
tranquilidad.

me generan eso,
paz, dijo.

exactamente
ese verbo,

y volvió a hacer
lo de los ojos,
para sonreír
al toque
con más dientes
que la saga completa
de tiburón.

casi invisible,
dejó el veinticinco
en el casco.
yo metí la mano.

esto es veneno,
soltó en tono
de confidencia.

nos saludamos,
arrancó la moto
y desapareció
calle abajo
abajo hasta que
se lo comió
la noche.

el material
es más o menos
el de siempre,
pero al final
quedé pensando
que sí,

en efecto,
alguien debería
poner la cuestión
de dios y aledaños
fuera del alcance
de los menores.

domingo, 27 de noviembre de 2016

todo muerto es político

en la pantalla
y quietas,
una millonada
de fotos y frases
de fidel castro
puestas ahí
entre anuncios
de peluquería
y notas
del gobierno
de la ciudad.

por la ventana
entra el sol
del mediodía:
los gatos van
a echarse justo
a las baldosas
donde más pega,
se abren ahí,
estiran
todo el largo
que les da
el cuerpo.

contra
la muerte,
un disco
de los redondos.

justo cuando
el indio dice
al que nunca
pueden atrapar,

pienso,
por capricho,
de nuevo
en fidel,
y también
un poco
en garrincha.

tipos de esos
se deben ir
al otro lado
desnudos, si,
pero con la vida
y la historia
entre manos,

pintándole bien
la cara
al funcionario
que pica los boletos.

lunes, 21 de noviembre de 2016

territorio

siempre
estamos
negociando.

en diferentes
escenarios,
con distintos
actores
y distribución
de fuerzas.

ahora mismo,
por ejemplo:

en una mano
las pastillas,
la posibilidad
de uno o dos
sobresaltos
sobre una planicie
de saludos
y mecanismos
de fuga.

la mano libre viborea
con la lógica irreverente
de las alucinaciones diurnas,
se relame desde adentro.

lo mismo pasa
en la garganta,
ese cuarto cerrado
donde se encaman
sonido y significado
para explotar abiertos
en la boca.

recién después
las palabras.

que se entienda:

era esto,
o boquearla
con los ojos llenos
de fútbol por tele.

viernes, 18 de noviembre de 2016

jueves

cuando salimos
con juan pablo
de dar la primera
clase en river
hacía un lindo
fresco.

en el tramo
de la cancha
a libertador
charlamos
con entusiasmo
sobre lo sucedido
en el club,
de ahí
casi hasta
cabildo fumé
interrumpido
solamente
por dos o tres
accesos de tos.

la atmósfera
que se respiraba
era de bienestar.
después, el
viaje en subte
se sintió
como un parque
de diversiones,
del lado
de adentro
y de afuera
de la cabeza.

al llegar
a la estación
donde debía bajar
saludé a jp
que me soltó un
la rompimos hoy eh
con el costado
de la boca, mientras
nos dábamos un abrazo.

ya había oscurecido.

alcancé a caminar
apenas media cuadra
antes de encontrar
a lou cruzando
juan b justo
con auriculares,
tanto que tuve
que pegar un grito
para que se diera
vuelta.

por el puente
pasaba el san martín,
así que aproveche
y pedí los tres
deseos estipulados.

no es que crea,
pero tampoco
tenía tanta fe
en driussi
y ahí lo tenés,
metiéndola
de todos lados.

martes, 15 de noviembre de 2016

leyendo el horóscopo en el pabellón psiquiátrico

nunca sé
qué es antes,

pero

cada vez
que salteo
demasiado
las pastillas,
empiezo
a encontrar
mi nombre
reflejado seco
en absolutamente
todos los chistes
donde hay
por un lado
un idiota
y por otro
uno que se tira
al río.

dicho
de otro modo:

lo que llaman
visión de mundo
no es más
que otro asunto
de interacciones
farmacológicas.

lunes, 14 de noviembre de 2016

foto

lou
hizo un dibujo
donde está sentada
sobre el techo
del colectivo
de into the wild.

mientras tanto,
limpié las manchas
negras de mis dientes
de adelante con la punta
de una tijera.

del mismo modo,
compramos comida,
vimos una comedia
y escuchamos un poco
el disco de las bandas
eternas.

que el tiempo
va a llevarse
todo puesto,
está claro.

pero
nos encontrará
de pie, haciendo
una espesa sombra
en el piso
de la memoria.

jueves, 10 de noviembre de 2016

réquiem para leonard cohen

casi en un chiste
se fue el poeta.
dejando por último
disco uno llamado
you want it darker,
mientras
la selección
se comía tres
contra brasil,
arrastrándose
por la cancha,
dando lástima.

supongo
que ahora a todos
les va a gustar
desde siempre
la canción
del extranjero.

no sé
si eso esté mal,
o qué.

lo que tengo
bien claro
es que
el mundo
se vuelve
cada vez
más feo,
a medida
que nuestros
héroes
se mudan
al otro lado
del piso.

amiguiz

o pesimistas
que se ponen
místicos
apenas se meten
el cuartito
en el rabo
del ojo,
o los que
se hacen
las rastas
en verano
y te quieren
venir a contar
de la energía
madre porque
les prendió
una semilla
en el balcón.

en eso pienso
cada vez que
me preguntan
si no me aburro
tanto tiempo
adentro de casa.

mentira que los gatos
sean mucho mejores.
lo que sí tienen
es que no hablan.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

matarazzo

cristo volverá
a la tierra
en forma
de analgésico
opiáceo
de venta libre.

de otra manera,
digan que no estoy,
que deje su mensaje
después de la señal.

stamateas en tanga

poner al cuerpo
a campo abierto,
rodeado de algunos
árboles viejos
como el tiempo,
ahí donde el diablo
perdió el poncho
y aprendió
del viento.

mirar al cielo
con los ojos
en bulbo hasta
anegar de estrellas
el patio de la cabeza.

tomar mate
a la siesta,
bajo una parra
de sombra,
donde los pájaros
canten más
y más fuerte
que la habitual
opereta
del desconsuelo.

jueves, 3 de noviembre de 2016

calambre pequeñito

vos no sabés
ponerte límites.

tengo
esa frase
en la voz
de mi mamá
tatuada
en alguna
habitación
de la memoria.

ella hablaba
de falopa, pero
yo ya sabía
mentir desde
antes.

y la inundación.

hundirse
paso a paso
en las cosas
que una vez
fueron casa.

los sueños
pueden ser
hermosos,
pero igual
la realidad
siempre
sucede.

y te apretás
los ojos
con el talón
de las manos
para acertarle
de una vez
a la puerta
del mundo

y subís el volumen
de los auriculares
que te empujan
calle adentro
regalado, pobrecito,
confundiendo
un pie
con otro.

de todas
las excusas
para llegar tarde
a mí mismo,
mi preferida
es la palabra.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

para lou

quisiera volverme
primero pequeño
y después invisible
para hamacarme
el día entero
en el espacio
entre tus tetas
con corpiño
de entrecasa.

martes, 1 de noviembre de 2016

enviá tu CV a la concha de tu hermana

los que parecen
criados a base
de falopa,
tn y radio diez.

el blableo cosmético
de todes nosotres
generoconcientes
hiperinclusives.

los cuencos tibetanos,
las lamparas de sal,
los mandalas,
los sutras y la alimentación
ayurvédica para después
terminar votando a macri.

cualquiera
que la venga
a contar, tenga
o no la espalda
suficiente.

el under, por dios,
o cierta lectura
pelotuda del término,
con sus jerarquías
rígidas y su endogamia.

no es que esté triste.
no soy yo. es que
el mundo, a veces,
puede ser un poco
una mierda.

domingo, 30 de octubre de 2016

camiseta

en la tele
repiten el gol
del pity martínez
con flechitas
y datos sobreimpresos.

igual, el partido
terminó empatado
después de ir
dos arriba.

así también
el correr
de los días:
nada terrible,
ni completamente
fuera de planes,
pero cierta picazón,
la idea de un error
ahí jodiendo:

esto no era así,
alguien hable pronto
con el guionista.

antes de naturalizar
lo impensable.

ejemplo: arsenal
allá es un partido
chivo.

miércoles, 26 de octubre de 2016

ponele

yo estoy acá
igual que vos:

dos caras
de una misma
moneda que insiste
en caer parada.

no tengo
un relato
lineal, ni
novedades
que sumar
a la absoluta
confusión.

tampoco maneras
de sortearla.

apilo
discos de wilco
y maneras distintas
de estar equivocado.

si escribo
es porque real
se dice así,
pero suficiente
es otra cosa
muy distinta.

domingo, 23 de octubre de 2016

hogar

cuando d'alessandro
le dio con rosca
yo estaba sentado,
pero ya tenía
todo el peso
sobre los pies
para pegar
el salto.

al resto
del partido
igual
que al fin
de semana:

irregular, con
la sensación
de que lo perdés
todo en cualquier
descuido, incluso
adentro.

pero
cuando el cabezón
se paró adelante
de la pelota
y miró por encima
de la barrera,
ya está, pensé.

como si las emociones
pudieran anudarse
con palabras.

como que te presten
un nuevo par de pulmones
y aprender a respirar.

esos dos
o tres segundos
donde sabés
que es gol
pero el tipo
todavía
no pateó:

ahí quiero
hacer mi casa.

con puertas
y ventanas
abiertas
para siempre.

jueves, 20 de octubre de 2016

al verre

al mejor libro
que leí en mi vida
no me lo dieron
ni en la escuela
ni en la facultad.
no me lo recomendó
ninguno de mis amigos
del palo.

lo pagué
veinte pesos,
en plaza italia,
hace una carrada
de años, un día
que tenía que matar
tiempo entre dos
compromisos.

me acuerdo
que usé
un billete
de cincuenta,
que después
gasté el vuelto
en una hamburguesa
con papas
y en videojuegos,
ahí nomás
de la feria.

no interesa
de qué trata,
quién es el autor,
o si los libros
saben o no buscar
a sus lectores.

en realidad, vista
desde lo suficientemente
cerca, o durante mucho rato,
ninguna cosa interesa
demasiado.

lo que sí quiero
es dejar dicho
que hay experiencias
tan significativas
que no van a la memoria,
ni al tiempo, o al espacio.

son esas nociones
necesarias para la vida
las que se erigen
a su alrededor,
así como un gato
va a enredarse
entre las patas
de su dueño.

lunes, 17 de octubre de 2016

calle

nunca entendí nada
que tuviera que ver
con las palabras.

esto de hablar,
o escribir
no va a cambiar
las cosas.

de lo dicho
apenas cáscara:
cada vez más
aire entre
la letra
y el sonido.

a lo hecho
como al zapping
entre ciento
setenta mil
señales
de ajuste.

si no tenés otra,
hacer silencio
también es una forma
de decir la verdad.

domingo, 16 de octubre de 2016

y ninguna flor

desamurar
los azulejos
del baño
con la frente.

escapar
por el hígado,
hasta que todo
sea gracioso primero
y amarillo después.

escuchar
en auriculares
y sin interrupciones
la discografía completa
de patricia sosa.

cualquier cosa
antes que andar así,
perdiendo
con patronato,
como un mazinger
sin la navecita
que te hace
de cerebro.

miércoles, 12 de octubre de 2016

está la violencia y la violencia

en mar del plata
dos transas
usaron como patio
para su psicopatía
el cuerpo de una piba
de dieciseis años.

no era adicta,
debe aclarar
su padre
en la pantalla.

es el primer graph
que le planchan.
después viene
otro parecido:
mi hija
no consumía
drogas.

ese padre
que aprende
de golpe
a hablar
en pasado
de su hija
está dando
explicaciones
en tele.

a nosotros.

ahora sí:
discutamos
la violencia
y las pintadas
del encuentro
nacional
de mujeres,
dale.

martes, 11 de octubre de 2016

ya nacen así, con el corazón ortiba

asco
o cierta forma
de asombro
cuando dicen
que la poesía
es un asunto
de usar o no
determinadas
palabras.

que la discusión
sea del orden
de las formas.

ojo.

capaz es
medio peligroso
confundir
a cualquier
malabarista
con zinedine
zidane.

lunes, 10 de octubre de 2016

a Nick Cave

es parecido
a mirar las nubes
cambiar de piel.

pero del todo
a oscuras. solos.

con el condenado
ruidito de los grillos
y los otros bichos
que andan ahí,
meta diente
a la noche.

domingo, 9 de octubre de 2016

ble

junto pelos
y cenizas
del suelo.

también
junto otras
cosas, a saber:
arcadas, plantas secas
en el balcón, pastillas
en ayunas, preguntas,
de esas cada vez más.

pienso
en volver
a la cama,
pero seco
los vasos
que quedaron.

junto pelos
y cenizas
del suelo,
dije.

afuera la gente
contrae matrimonio,
hace cross fit,
ese tipo de cosas.

acá adentro
todo es limpiar.

barrer de mugre
la cocina
y la membrana
inflamada
que recubre
el cerebro.

lunes, 3 de octubre de 2016

clean your clock

así las cosas,
lemmy sigue muerto
todavía es lunes
y de las palabras
queda apenas
gusto a bilis
en el tapial
de la garganta.

las horas
van a contrapelo
de la tarde, pienso,
mientras peino
cenizas y restos
de tabaco
en el escritorio
para tirarlo todo
al suelo después.

los gatos
echaron sus juguetes
debajo de los muebles
y ahora maúllan
por la casa
sin saber
qué hacer:

un poco
los envidio
cuando al fin
van a echarse
sobre una cobija
arrugada,
dejando correr
el día, con todo
lo que tiene
encima.

domingo, 2 de octubre de 2016

desgrabación del huayno de nuñez

cómo haré con esta pena

el gato se para frente a la lámpara y proyecta en la pared una sombra demasiado perfecta para un domingo.  no habría que sospechar nada, de no ser por el silencio casi eléctrico que cubre todas las cosas como una fina película plástica.  la playa o la casa en el medio del campo ni siquiera son un recuerdo, sino más bien una idea, tanto que al rascarlas un poco comienzan a destejerse de consonantes.


que se metió dentro mío, palomita

la primera vez que se dobló sobre la tipa ya fue gol.  de la segunda no piensa dar los detalles, dice, pero después los da.  baja del auto con la guitarra en la espalda y el diablo más pícaro detrás de los ojos, es todo química y simpatía.  yo lo veo venir de lejos, a los saltos, preguntando por el amor y la cerveza.  le indico la heladerita y así se va, como se van los pájaros: cantando más por el pico que por las melodías o las ganas de decir.


es un árbol de tristezas

doscientos veinticinco miligramos pesa, palabras más palabras menos, la suma del tiempo que no vuelve, el abuelo-héroe muerto, emprender y arruinarlo y emprender y arruinarlo, no saber qué hacer con el lenguaje, ser un turista.


que florece con el vino, ay vidita

lou me cuenta la noche y yo escucho algo así como una película.  no hay nada demasiado histriónico, pero tampoco nada familiar.  los gatos tiran mis llaves al suelo. sorpresa.  me pregunto si esto es jugar de visitante: no reconocer ni el ruido de tus llaves, o de tus frases cuando te cuentan anécdotas en las que no podés negar haber estado.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

void

el tipo
contaba como un héroe
que después de una fiesta
en su casa despertó
con toda clase de fisuras,
mierda en el techo, destrozos
varios, blísters y otras
delicias que no voy
a mencionar acá.

era como el héroe narcótico
del call center, hacía una música
inentendible y tenía un ojo medio
chingado.  le gustaba decir cosas
como “agarraba las pastillas
de una bolsa y las tomaba sin mirar”

no tengo idea en qué andará.
en un momento me resultó simpático,
pero puedo decir lo mismo del cuqui silvani,
así que guarda.

martes, 27 de septiembre de 2016

miauricio

meter los dedos en el enchufe,
caminar leandro alem descalzo,
darse la cabeza contra el canto
de la puerta, escuchar air supply,
subtitular en sánscrito una
de campanella.

cualquier cosa
antes que
“hay que darle tiempo”.

lunes, 26 de septiembre de 2016

para patricito

hoy estuve casi
todo el día
en la casa
de juli
ida y vuelta
de la escalera
al patio
y de ahí
a la terraza
entre plantas
y flores
de colores
que no puedo
nombrar.

su hijo
nos cantaba
canciones
que yo trataba
de atajar
con la guitarra
para sumar
otra vocecita,
tomamos mates
y charlamos
durante horas.

en el ciento nueve
de vuelta a casa,
nacho vegas
en un disco
muy político
decía "nos quieren
en soledad nos tendrán
en común" y entonces
entendí:

todo bien
con el desembarco
de la new age
en la casa rosada,
ya sé que faltan
tres años largos.

pero si hay que vender
el estado de ánimo
que sea a un precio
que espante
a los desprevenidos.

para shannon hoon

hoy es el cumpleaños
de shannon hoon.
no sé cuántos serían,
igual hace rato
que el tipo
ya debe ser
compost,
o algo parecido.

a la mayoría
de mis amigos,
blind melon
les pasó bastante
de costado: no rain
y alguna otra
de la gira
con los guns,
o, a lo mucho,
el disco
chica-abejita.

yo me los debo
haber cruzado
en music 21
o algún otro
canal de cable
ya desaparecido:

apenas abrió
la bocaza, el tipo
me pareció increíble,
como un primo hermano
de la joplin
en el medio mismo
de la carraspera
omnipresente
de los noventa.

entonces:
réquiem las pelotas.
que lo escriba
otro fulano.

porque hoy
cumple y cumplirá años
el bueno de hoon:
todas las melodías
son mayores y dulces,

incluso la muerte
por sobredosis.

domingo, 25 de septiembre de 2016

greetings from gastrolandia

el último recuerdo
nítido que tengo
es a mi amigo
en el departamento
con fotos de néstor
y cristina, al grito
de todavía estoy
reevaluando
mi odio hacia
litto nebbia
por el disco
que me pasaste.

después
todo se volvió
cuerpo durante días.

una fuerza
constante para
el lado de la cama
y a revolverse ahí
como la tortuga esa
del cuento de highsmith,
cuando se le empieza
a calentar de más
el agua.

pero ahora
ya es domingo.
lou lee el diario
en el balcón
con los gatos
y yo hago
estas líneas
mientras un poco
lagrimeo escuchando
una versión increíble
de oración del remanso.

digo: lo vivo
siempre
se las ingenia
para tirarle
un caño de esos
que le aplauden
las rodillas
al silencio.

domingo, 18 de septiembre de 2016

jueves, 15 de septiembre de 2016

el mejor equipo // macri gato // escritura concreta

hace unos días
un médico le metió
cuatro tiros
a quemarropa a uno
que quiso robarle.

los medios
repiten hasta
el hartazgo: un
médico. como si
hubiera algo ahí
que echara
las balas
hacia atrás.

vidal,
gobernadora
de la provincia,
dijo que el tipo
lo hizo
por la desprotección
del estado.

ayer
un loco
agarró con el auto
a otro que lo quiso
punguear, hasta
que le exprimió
la vida:

macri dijo
que el hombre
debería estar
tranquilo,
con su familia.

mientras tanto
muestra preocupación
por lo que da en llamar
una dictadura en venezuela
y concentra la riqueza
del país en un par
de grandes grupos.

moraleja:
por muy ciega
que sea la justicia
bien puede saberse
de memoria el número
de tu cuenta bancaria.

sábado, 10 de septiembre de 2016

sábado, 3 de septiembre de 2016

coágulos negros en sus casilleros

¿o sea
que vos lo querés
a maradona
más que a mí?

le soltó la pendeja
en plena pelea
al tipo.

dos minutos después
lo echaba de su casa
como se echa a los pobres
cuando entran a pedir
a los negocios.

a priori
la pregunta
es demás
pelotuda,
está, pero
¿que otra cosa
se puede contestar?

con la espalda
contra la pared,
si estás vivo,
aparecen
las respuestas
más primarias.

porque ahora
podemos opinar
todos
en la cena
o en el bar,
hincados ante
una mesita ratona
incluso.

preguntarnos
si uno se debe
a su personaje
o a sí mismo.

o peor:
podemos contarle
las costillas:
como jugador sí,
ahora como persona
etcétera.

como si maradona
tuviera que ser
un ejemplo de vida:
ese que aparece
en las publicidades
de los bancos.

pero entre
los consumidores
de ninguna otra cosa
que ejemplos formales
y la vida real hay
una distancia
innegable.

igual, si quieren
pueden cerrar
los ojos mientras
la siguen mamando.

martes, 30 de agosto de 2016

Enzo


que vi a tu doble
por el barrio,
entre una señora
gorda y un perro
sin correa.

igual que
si nos estuviéramos
tirando a errar
el hambre, como
si sugerir las cosas
y decirlas fuese
exactamente
lo mismo.

sé que vi
a tu doble, que
el barrio entero
se dio vuelta
como en la serie
de netflix,
pero no hubo nenita
rapada ni finales
de ir a estirar por fin
las piernas o chequear
la hora,

sino un hueco
donde sólo
quedábamos
tu doble y yo,
casi pegados
por la espalda,
pero casi también
a la orilla, justo,
justito antes.

sé que vi
a tu doble,
aunque no haya
nadie nunca
detrás de los pronombres
y el silencio se eche
gatamente
a dormir sobre
el regazo

vi a tu doble
y pensé
en las infinitas
posibilidades
de un choque,

de desandar
algo que ahora
se me aparece
como una cebolla,
o alguna otra metáfora
trilladísima para algo
complejo, en serio
lo pensé fuerte.

sé que vi a tu doble
por el barrio y persevero
en ciertas frases
a mitad,
tratando de decir
incluso el aire
de las vocales
abiertas,
hasta que
al final no.

igual te juro,
y que me parta
un rayo ya mismo
si digo y digo mal,

de haber sido vos
y no tu doble,
de tener alguna
mínima certeza
en esta llanura
de transas
y replicantes,

pará, menos
todavía: de sospechar
algo parecido
a un significado,
o donde exista
una relación directa
entre el mundo interno
y las leyes de la física,
yo te juro:
me dejo de joder
y no escribo más.

domingo, 28 de agosto de 2016

felina

mientras
los obreros
de al lado
libran, mi casa
queda vacía
de martillazos.

sólo se escucha
un colectivo
a lo lejos
y el zumbido
intermitente
de la memoria.

en la habitación
todos duermen.

de a poco,
el domingo
se despereza
lento de pájaros
y anunciaciones.

sábado, 27 de agosto de 2016

para buda y olivia

mis gatos
saben del tiempo,
por eso andan
echados buscando
sólo el dibujo
que la luz del sol
hace en el suelo
después de partirse
sobre el vidrio.

nosotros
apenas atisbamos
el espacio,
tropezando
como mamado
de pueblo
con los muebles
y las curvas
cerradas.

cuando todos
nos tomemos
el olivo
y quede
apenas cáscara,

cuando nada de forma,
ni pares craneanos,
ni filias, ni cromosomas.

cuando del canto
que somos suene
el armónico último
y la inmensidad
después,

ojo.

yo voy a volver
siempre
a llenarles
los platitos.

lunes, 22 de agosto de 2016

memoría

mientras la justicia
manda represores
presos para la casa,
la gorda se nos raja
por los pulmones:

duerme los días
en una habitación
del sanatorio,
le suelta el cuerpo
enorme al cansancio
como quien se saca
la mugre.

hoy está
un poco mejor,
dijeron.

pero bien
es otra cosa.
yo me acuerdo
cuando caminaba
tablada haciendo
los mandados,
cuando salía
con la azada
de noche a matar
babosas para que
no le comieran
las plantas,
o cuando se clavaba
dos o tres vermú
antes de la cena.

cada vez
que compruebo
la fuerza
del tiempo
hacia el olvido,
me empaco
del todo,
trabo bien
los pies
en el suelo
y estiro
los brazos
a mano abierta
para el lado
contrario.

viernes, 19 de agosto de 2016

un poco de esto, un poco de aquello




   

en el segundo piso del sanatorio

tener el campo
en el cuerpo,
los hermanos muertos
de tuberculosis,
tablada allá lejos
y hace tiempo,
el lado vacío
de la cama matrimonial
en el departamento
de vera.

llevarlo todo
en un puño,

decir basta.

patearle el tablero
al alemán que hace
desastres en la terraza.

lunes, 15 de agosto de 2016

adonde vayan los iremos a buscar

a la médica
que dijo etchecolatz
puede ir a cárcel
común le mataron
al perro a puñaladas.

dejaron
el cuchillo
en la puerta
de su casa.

para mil nueve
setenta y ocho,
el ejército admitía
veintidós mil
asesinatos.

macri llamó
guerra sucia
a la última
dictadura militar.

a veces
hacer poesía
consiste en repetir
lo ya dicho hasta
el hartazgo, nomás
para que nadie
pueda venir a decir
nosotros no sabíamos
nada.

domingo, 14 de agosto de 2016

timeline

tengo diez años
y entiendo
que cuando
cierta forma
de soledad
se te aquerencia
en el cuerpo,
no hay manera
de sacarla:

voy a la escuela
en un colectivo
anaranjado
lleno de gritos
y nenitos
en cualquiera,
pero encuentro
siempre
el resquicio
donde volverme
invisible.

no es un engaño
a los ojos,
es una determinada
manera de acomodar
los huesos, o de
descansar la cabeza
en rebotes cortos
contra el vidrio
de la ventana.

ahora tengo quince
y esa sensación hizo
en mi pecho algo parecido
a un lago de montaña
quieto para siempre.

ahí van a parar los corchos,
los días, las disculpas,
los eructos y las recaídas.
a la vez no hay ni una
puta cosa más que agua helada.

cumplo los veinte
y mi relación
con la palabra
o la memoria se vuelve
la de un toxicómano
que critica su papelito
del todo puesto,
con la cara torcida
de relámpagos.

más o menos así
es desde entonces.

por eso hago listas:
en plan memento,
para que todo
se quede quieto.

miércoles, 10 de agosto de 2016

réquiem para juan carlitos

ayer
a las tres
de la mañana
el grandote
se mudó
para el otro
barrio.

de solo
se fue yendo.
los últimos años
no hacía falta
afinar la vista
para verlo recular.

dijeron
que fue cáncer.
de pulmón.

lo que en realidad
pasó es que llegado
un punto se te acaban
los te juro que es
por esta vez y nada
más, dios mío, dejame
pasar esta que me porto
bien.

me lo imagino
asomado al pozo
del olvido último
con ese gesto compadrito
que usaba al mamarse,
zarpado de morfina,
diciéndole a la muerte
hay cosas que, a tu edad,
todavía no te puedo
explicar.

domingo, 7 de agosto de 2016

escher y la pmqtp

ahora,
mis ideas son
como ovejeros
ya descaderados
y esta noche
está dispuesta
en escalera.

todo lo escribo
a contrapelo,
trampeando
la marca
pegajosa
del silencio.

mientras
los demás
se acuestan,
o juegan fútbol
electrónico
en la tele,

yo
me afinco
en ese ruido
a roto que hay
en todas
las palabras.

viernes, 5 de agosto de 2016

al editor, con cariño y asado

salgo del psiquiatra,
hace un frío que desborda
por todos lados y causa
pequeños desastres
en el cuerpo.

acabo de contar
sobre la vez que me puse
a moquear como un nene
cuando ale leyó un cuento
ahí en su casa, esperando
de mí algo parecido
a una corrección.

mientras espero a lou
parado contra la esquina
de juncal y uriburu,
algunos pedazos
del texto se repiten
cabeza adentro,
en esa música
tan particular
que tiene ale
cuando escribe.

no sé
qué cosas sean
ni la salud
ni la literatura,

pero de a ratos
pareciera que
compran la ropa
en el mismo lugar.

martes, 2 de agosto de 2016

poesía medicina




sábado 17 de septiembre 20 hs. // multiespacio korova
canciones de cuna para gatos de techo // edita arturo ediciones // arte de tapa por lourdes velásquez.

domingo, 31 de julio de 2016

12 bar blues

los gatos
hacen sus cosas
por la casa.

yo cierro
las cortinas,
pero igual
amanece.

pienso: cierto,
hay otras maneras
de relacionarse
con la gravedad.
ejemplo: zidane
ejemplo dos: el uruguayo.

porque todo no puede ser
arrastrar los huesos
calcándole los pasos
a tu sombra, ni dormir
contracturado de mañana.

seguro hay otra forma
de cruzar este quilombo
sin perder por paseo
en el intento.

los gatos
saben cómo, pero
no van a soltar
prenda.

bajo las persianas
y subo un poco
el volumen
de la música.

los vecinos,
como si nada,
ya baldean.

miércoles, 27 de julio de 2016

confesión (al revés)

no es que
haya tomado
de más: a todos
nos falta
anoche.

algunos
recuerdan todo
patente, gesto
por gesto.

pero el problema
no soy yo, ni mi
memoria.

es el tiempo
que, en verdad,
desaparece.

jueves, 21 de julio de 2016

un planisferio prendido fuego

porque olvidé ese momento
donde podía chupar la raíz
de la planta con flores blancas
que me dijo el abuelo juan
y aplacar la sed durante horas.

porque tengo el recuerdo
en el tiempo, sí, pero hecho
sólo de palabras, sin abuelo
sin campo sin plantas.

porque el relato y la vida
no serán nunca la misma cosa,
porque la memoria es un retratista
borracho que hace un desastre
con sus acuarelas, con el agua sucia
de vocales largamente cerradas.

porque también olvidé mi canción
entre el ruido de los dientes,
confundí las señales, dejé
de distinguir sus colores
en el escándalo de los pájaros,
a la mañana.

porque temo perderlo todo
en esta duermevela
donde las cosas son
y son su opuesto
en un parpadeo,
o una contraindicación
poco frecuente,
escribo

como quien traza un mapa
como quien deja un camino
de piedritas, o ramas rotas
para saber siempre cómo
volver a casa.

miércoles, 20 de julio de 2016

botiquín // historial de navegación

a los veintidós
la realidad
se me hizo pelota
para no volver
a ser la misma
nunca.

me acuerdo
de mamá en la clínica,
cuando ya me habían
bajado un poco,
diciendo hijo
cómo fue
que terminaste
acá, con los ojos
llenos de lágrimas
contenidas.

para los veinticinco
ya era un experto
en medicación
psiquiátrica.
todavía hoy recuerdo
a la perfección
el principio activo
de montones de nombres
comerciales: rohypnol,
sommit, haldol, risperin,
akineton, topamac, irazem.

suenan a superhéroes
o a personajes mitológicos
pero son pastillas
que explotan en la cabeza.

el problema
con la enfermedad mental
es que, en el mejor
de los casos, se comporta
como el perro viejo
de un linyera:
no jode, pero ahí está,
echada, rascándose
la sarna o las pulgas.
en una de esas, zas,
ladra, o lo que es peor,
muerde a alguno,
generalmente
a vos.

en el peor escenario,
es el mismo perro,
o mejor: tres perros.
con rabia. adentro
del mate.

a los treinta
más o menos
estabilicé la aguja
del altímetro,
dejé de enviar
las señales
de auxilio
y de sentir eso
de ir en picada,
esa inminencia
de romperse
la cara contra
el suelo en una
bien teatral,
escandalizando
policía, prensa
y bomberos.

igual, a veces
se escucha,
no digo
con claridad,
pero sí
en el terreno
del eco, alguna
vocecita.
un resabio:

no te olvidés
de dónde
venís cuando elijas
para dónde vas,
una cosa así.

o en los malos días,
cuando la vida
se cierra
alrededor del cuello,
en la espalda,
cuando no encontrás
la canción apropiada
para sentirte en casa,
una que otra conversación
tal vez imaginaria, tal vez
fuera de lugar.

y aunque es triste
pensar que todo
se pueda ir
irremediablemente
al carajo
en un parpadeo,
se rema.

todos los días
se rema.
como esos peces
que agarran
el río entero
de contramano
para ir a desovar.

se pone amor
y trabajo.

en ese sentido,
la historieta
no es muy diferente,
tengas la cabeza
podrida, o impecable
como un instrumento
de concierto.

lunes, 18 de julio de 2016

preferencias

me dan
mucha gracia
esos tipos
que quieren
enseñar cómo
se es mujer
porque leyeron
tal o cual texto.

más:
los que pierden
hasta el humor
y señalan
con el dedito
acusador
a sus congéneres
buscando culpables,
reproductores
de la lógica
expulsiva,
etcétera.

porque tienen
igual que vos
y yo,
nomás el diez
por ciento
del cerebro
despierto,
el otro
noventa
a la sombra
y encima
te quieren
convencer:

ellos
sí entienden.
ellos sí la vieron,
actuaron en consecuencia
y están cambiando
las prácticas sociales.
vos no. ellos.

si no fueran
peligrosísimos
me darían todavía
más risa:

su discurso, al final,
se parece bastante
al de lilita carrió:

si pensás como yo
sos de los buenos.
de lo contrario,
al paredón.

en vez de la rutina
de facho del progresismo,
preferiría escuchar
la manzana entera
de retiro
en hora pico.

expiación

había algo
que no andaba
del todo bien
con los días,
pero no conseguía
darle nombre.

por suerte,
el primo adrián
me recomendó
unos discos
de rival sons:

al desconcierto,
distorsión.
y así también
con lo demás.

escribir, sí,
pero sólo
mientras saltás
o sacudís la cabeza.

martes, 12 de julio de 2016

film es una palabra muy fito paez

el lado de adentro
de mi cabeza, ahora,
se parece muchísimo
a esa escena
de bad lieutenant
donde harvey keitel
estira la mano
hacia el altar
de una iglesia
donde lo alucina
a cristo
ahí de pie
y le larga un grito
rotísimo, parecido
al canto
de las ballenas.

la ventaja
más notoria
de las películas
sobre la vida real
es que después
de los momentos
de mayor tensión,
alguien grita
corte,
te traen agua
y te vas
como un duque
a ver como
resultó todo
en una tele
al costadito.

domingo, 10 de julio de 2016

instantáneas veladas

busco el piso
con la planta
de las manos
plenas, pero
nada.

apunto al techo
y tampoco.

qué decir
de los costados

donde miran
los paranoicos
antes de dormir
o ir a mordisquearse
ahí los dientes
en una de cavidades
y pesadillas.

siesta es recién
cuando detengo
del todo
el pensamiento,
igual que a una
liebre encandilada.

miércoles, 6 de julio de 2016

border

mientras más
conversaciones
acumulo, más
convencido
estoy:

cuando se pudre,
la buena salud
pasa nomás
por hacer
silencio
alrededor
de dos o tres
cuestiones
fundamentales.

no digo
tirar la basura
bajo la alfombra,
pero sí no regalarle
el cuerpo al pánico.

por eso, cuando
se te derritan
los huesos,
o escuches
cabeza adentro
todas las pisadas
de la ciudad,
o simplemente
un zumbido que
no te deja estar
cómodo en ninguna
posición,

respirá hondo,
contá hasta diez mil,
hacé yoga, chi kung,
hablá con un semejante,
lo que sea.

si no resulta,
date la cabeza
contra el marco
de la puerta, o
sumergila en un
balde de agua
helada, carajo,
buscale
bien buscada
la vuelta.

los que dicen
pedile ayuda
a un médico
son los mismos
que después
te quieren vender
las pastas.

lunes, 4 de julio de 2016

campeón de la concha de tu hermana vas a salir

los enfermitos
estamos fuera de moda
en todas las charlas.

somos cuestión
saldada: haloperidol
y a la cama, a morderse
las pesadillas. no se
hable más.

igual,
la psicosis
no es un atributo,
como quieren
que creas
los consumidores
ocasionales
de drogas
y los boluditos
de la paroxetina.

no es
unas vacaciones
de desintoxicación
en viaje de vuelta,

no tiene nada
que ver con tocar
fondo y encontrarte
con tu verdadero yo.

no es querer morirte
y llamar a tus amigues
en un bajón de merca
para hablar de la fugacidad
del tiempo.  no hay caída
porque no hay unidad,
ni dimensiones, ni continuidad
suficiente para estar yendo
a alguna parte y, desde ahí,
caer a otra más hueca
más profunda más negra.
pero no.

a nosotros
no nos escriben
con equis,
ni en ninguna
otra jerga:

desde afuera,
las palabras
son todas
iguales.

domingo, 3 de julio de 2016

flores y true detective

es de una
manera. así
fue y así
será siempre:

la carne
busca más carne
para echarle encima
a la soledad y el miedo,
que ya vienen de fábrica.

además somos como
esos insectos grandotes
que arrancan la cabeza
de su pareja después
de coger, sólo que
metimos un par
de metáforas
en el medio:

en lugar de hacer
un enchastre,
en general,
hacemos
promesas.

viernes, 1 de julio de 2016

todo es vil

él camina
mordisqueando
un revolvedor
de plástico,
hace días
que no junta
para los cigarrillos.

lleva
la piel quemada
por el sol
y los ojos
entrecerrados
de brillo.

no interesa
de dónde viene.

nadie sabe
si está yendo
a algún lugar
o si sólo
mata el tiempo,
mientras aplasta
el suelo
con los pies.

ella es la costa,
la jerga del lugar.
conoce los mejores
puntas y los lugares
para comprar cerveza
después de hora.

sabe la cadencia
de los autobuses,
los mensajes secretos
de las autopistas,
la moral de las aves
migratorias.

sabe también dónde
amanece más rojo,
dónde crece fuerte
la carcajada, justo
en el recodo
del viento.

con una precisión
imposible, dan los
mismos pasos a miles
de kilómetros.

después miran
al cielo como
buscando algo

y, casi tocándose,
se desencuentran
del todo, para
lo que queda
del viaje.

lunes, 27 de junio de 2016

soy otro tu, nada más que juego para el orto

es domingo y llueve.
messi acaba de avisar
que deja la selección
después de perder
la copa con chile.

tranquilo, pibe
quisiera decirle.
es un rato, pasa.

después
me acuerdo
de guillermo
coria. de lejos
viene la imagen.

sigue lloviendo,
las gotas pegan
contra el techo
de zinc del balcón
y hacen un quilombo
bárbaro.

el resto de la noche
está en silencio. uno
espeso, como el humo
del tabaco negro barato.

pienso:
héroes quiero, sí,
pero dámelos
agujereados. para
que el tipo real
que tienen dentro
pueda tomarse
el buque
y darme calce.

es decir:
en adelante,
si pinta fuerte
la paranoia
y el encierro,
no es de loco.

renuncié
a la realidad
tras intentarlo,
porque no era
ni a palos
para mí.

viernes, 24 de junio de 2016

virosa

i.
como el loco
ese en la película
de trapero que va
por el costado
de la ruta solo
gritando dejame
dejame andate.

más o menos así
tengo la cabeza
ahora mismo.

apoyo la espalda
en la música,
la única comidilla
confiable para tirarle
encima al ánimo.

son las canciones
las que me devuelven
algo parecido a una idea
no digo de cuerpo, pero
al menos de unidad,
de que puedo juntar
mis pupilas y rajar,
irme de esta mesa,
dejar de hacer show
para la gilada.


ii.
cada vez
que logro pensar
en blanco, el hijo
de siete millones
de putas de al lado
acciona su encendedor,
creo que para enfatizar,
o capaz es algo como
un tic o un reflejo.

brota de ahí una chispa
en la que está la infancia,
con el fútbol, las noches negras
los pastos blandos y todas
las primeras veces.

pero así también está
la muerte y el descarne,
la impermanencia del cuerpo,
el tiempo, carajo, todo
lo que nos falta siempre.

hasta que es tarde,
o nunca.


iii.
al final
parece que bajás, digo,
no se ven más estelas
alrededor de las luces,
los huesos demuestran
una textura conveniente
y nada respira bajo
la calle.

pero cuando
te querés avivar,
de puro roto,
capaz que le colgaste
al bobo el cartelito
de cuidado con el perro.

lunes, 20 de junio de 2016

la bandera somos nosotros

entiendo
la necesidad
de pensar más
allá de lo evidente,
digo, tener cierta
distancia si se
quiere mediadora
con los objetos
y, desde ahí,
darle a la cabeza
a toda pastilla.

comprendo
la urgencia
por problematizar
ciertas cuestiones,
sobre todo del orden
del cómo vamos hacia
donde sea que estemos
yendo.

para cambiar de
raíz las prácticas
que nos definen,

para fundar
un nuevo
orden social,
etcétera.

sé que la ciencia
y todo su runrún
de preguntas
y casirrespuestas
tiene un calce
en la vida
de a pie.

pero
cuando pienso
en un hombre
de verdad sabio
me imagino
o al abuelo juan
o al ñato

calculando a ojo
y al minuto
cuánto tiempo
queda antes
de que llegue
la tormenta.

domingo, 19 de junio de 2016

al poeta de la calle frank, con respeto

al mediodía
vino hernán
con un montonal
de textos buenísimos
para compartir
y hacer ajustes
menores.

mientras lou
dibujaba,
él y yo discutíamos
maneras distintas
de frasear
su música.

ya bien metido
en la tarea,
la sensación
era la de necesitar
mínimo dos cuerpos
más para meter
toda la emoción
que me brotaba
desde la panza
mientras leía
los versos
del colega.

ni puta idea
qué cosa será
la poesía, o si
el arte es o no
importante.

pero de algo
estoy absolutamente
seguro: cuando es
de verdad,
se nota.

miércoles, 15 de junio de 2016

feliz cumpláños, nadador

hace unos meses
me reencontré
con jonathan.

con él compartí
la pieza el año
que fui pupilo
en el colegio
inglés de quilmes.

fue como volver
a verse con un familiar
que estuvo afuera
muchos años, ponele
quince.

me acuerdo
que esa noche
no tuvimos luz
en casa y también
que un taxi se metió
enterito en el kiosco
de comprar escabio
justo en la esquina
de casa, donde lou
había estado tres
minutos antes.

digo: fue
una noche cargada,
difícil de olvidar.

yo me saqué enseguida
las ganas de pedirle
disculpas al quía
por haber sido
bastante choto:

en aquel pasado
común, él pasó
una fea y yo
ni noticias, anduve
del todo ausente.

sin perder
ni un poco la sonrisa,
jonathan contestó
que no había nada
que disculpar.

así,
como si nos hubiéramos
visto el día anterior,
o todos los días
desde la secundaria
en adelante.

hoy el loco
está cumpliendo
treinta y dos años
y calculo yo
que mas o menos
quince de baterista.

vayan estas líneas
y el abrazo más cerrado
del que soy capaz
como saludo, junto
a la promesa de chocar
los vasos y hacer pronto
un poquito de quilombo.

lo que te molesta no es la valija, es que los negros vayan al cine, pedazo de forro

no me importa
que ahora el retrato
sea el de quince chorros
con valijas hinchadas
de fierros, guita,
joyas y relojes.

no me importa
ningún retrato:
ni siquiera el
de la historia.

nací huérfano
de política,
producto del culto
al individualismo
de los ochenta,
con el tejido social
arrasado por la
maquinaria matagente
de la dictadura.

y ahora, tres velines
me importa la tilingada
que me mira cruzado
cuando salgo a la calle
con evita en la remera.

todos esos cínicos
que la van
de estar de vuelta,
que esto ya lo vieron
con la coordinadora
o vaya uno a saber
cuándo, les digo:
no me pueden refutar
la experiencia
emocional.

el hecho de
meter lo afectivo
al punto de salir
a la calle y poner
el cuerpo,

dar el presente
a los gritos,
como en la cancha,
carajo, que quilombo
se va a armar.

o sino caminar
a la plaza
en un silencio
lleno de significado
hasta las lágrimas,
como cuando al flaco
le tocó la mudanza
al otro barrio.

ir ahí
como quien va
a una cena
con la familia, entre
los tuyos, reconociendo
tu misma emoción en
las caras circundantes.

críticas tengo
también, ojo,
pero tampoco
es cuestión
de ir por ahí
haciendo vivos
de los giles.

porque ahora
te la van a venir
a contar cambiada:
que estás comiéndote
un sapo, que te
engrupieron.

pero no es que
nosotros estemos
del todo equivocados:

es que del otro lado
tienen el pecho
más fresquito
que el tano gracián
en remera una mañana
de julio,

un pájaro negro
y carroñero
en el lugar
del corazón.

lunes, 13 de junio de 2016

cover de abelardo castillo tocado con guantes de boxeo

a los que tienen
la cabeza llena
de citas textuales.

los del cuento
del artista torturado,
su desorden de vasos
y papeles siempre cortos.

a los que vienen
a presumir
la suela
o la terraza
gastadas, pero
no patearon
nunca una calle
de ripio:

un saludito
de la vida
real.

domingo, 12 de junio de 2016

ese día falté

el problema no es
que el caballito
de la estética
sea otra manera
de esconder
el mazo.

ni que sea
complicado
distinguir
lo vivo
del ruido.

la culpa
nunca es
del chancho.

es el miedo
lo que le seca
la pulpa a las
palabras.

entonces,
aclaremos:

no es no,
amor es salto al vacío,
hablar es el cuerpo
todo.

sábado, 11 de junio de 2016

nuestro amo no juega a nada porque está ocupado empomando

a mi los negros
me gustan
bien negros,
analfabetos,
sino con treinta
palabras o menos.

nada
de computadoras,
ni cine, ni dentista,
ni hablar de vacaciones.

a mi los negros
me encantan de lejos,
en esas revistas
con los colores
tan saturados
que se te vienen
encima, fotitos
de barrios picantes
con estética
publicitaria:

mandanos tu selfie
con un desnutrido
y participá por
una cuenta
no declarada
en el exterior.

a mi los negros
me gustan cuando
me ahorro las
cargas sociales,
pero ojo,
que a la larga,
siempre aparece
algún boga
a joder
el estofado.

me gustan mucho
en todas estas
situaciones, en
serio. igual,
lo que más
cariño me da
es cuando son
educaditos
y no te miran
a la cara.

miércoles, 8 de junio de 2016

toque el manto de la descarga

lou
pegó alumna
evangelista
para su taller
de foto.

la conocimos
hace algunas
semanas.

enseguida
desplegó
todo
el rollo:

yo a jesús
me lo imagino
re divertido,
bailando
en las fiestas,
él era todo amor.

no hace falta
ser un encumbrado,
dijo. y siguió:

si querés saber
qué tan cerca
de dios estás,
fijate cuánto
amor hay
en tu vida. lo
demás es cuento.

está.
yo entiendo que después
hay el papado, la biblia
bajalínea, los curas violines,
vamos, todo el aparato
del catolicismo. y en frente
están los pastores brasileros
que vienen después del boxeo.

pero
en el relato
de esta tipa
parecía asomar
una espiritualidad
posible.

dicho esto,
y viéndolo todo
desde cierta
perspectiva
medio amable,
capaz que jesús,
spinetta, jerry
garcía, miguel
abuelo, strummer
y muchísimos otros
son todos
como antenas
para difundir
un único mensaje:

no importa a quién,
importa amar.

en realidad,
capaz ni eso,
pero es lo más
honesto que podés
hacer con el tiempo
que te prestaron.

martes, 7 de junio de 2016

todos somos di maría

cuando di maría
lloró en cámara
por su abuela,
algo se me rompió
adentro.

capaz fue la certeza
de que la gorda
va medio para ese lado
más temprano que tarde:
aunque mi cerebro
se retuerza, supongo
que hay una parte
como preparándose
para todo el trote.

ahí está, lo puse.

a ángel
el abrazo más
cálido del que soy
capaz. y gracias,
siempre.

a los que sostienen
que hay cura en
la palabra, que
el primer paso
siempre es hablar,
díganme
por qué siento
ahora mismo
en lugar de alivio,
como si tuviera
una perdigonada
de doce grande
de paseo
en la garganta.

lunes, 6 de junio de 2016

la diferencia entre la quinta y el cantri

I.
creo que habrá sido,
como muchísimo, el
dos mil cinco.
de ahí pueden ser
un par para atrás,
algo así.

yo atajaba
para un equipo
colmado
de imbéciles
que no habían
salteado
una comida
en su vida.

representábamos
un club de campo
de pilar, de ahí
sobre la veintiocho,
al lado del monumento
a las malvinas.

nos dirigía
un tipo
medio célebre
del ambiente
del fútbol:
un viejo personaje,
putañero y amigo
del escabio
caro. le decían
el ratón, tenía
arriba de sesenta
y se pintaba
las canas
de amarillo
como mostaza
merlo.

cuestión
que el loco este
organizó, no se bien
con que intención
o para probar qué
cosa, un partido
contra la quinta
de river.  repito:
un equipo de liga
recreativa contra
la quinta de river.

el partido
se iba a jugar
en un club al lado
de defensores
de belgrano,
ahora no recuerdo
el nombre, pero sí
que era en la misma
cuadra que el boliche
kilómetro 20.


II.
lo que más
vergüenza me da,
viéndolo todo
en retrospectiva
no es el resultado
final, abultadísimo
y esperable, no.

lo que me hace
hacer un pozo
a mano limpia
en las baldosas
para meter dentro
todo el cuerpo
y pasar así
hasta la próxima
era glacial
es la esperanza
que sobrevolaba
el micro
que nos llevaba
hasta belgrano.

un empate
les sacamos
seguro.

ahora pienso
que en alguna
cabecita
trasnochada
seguramente
hubo algo
de una contra,
un gol sobre
la hora: el festejo,
el regreso
entre botellas
y cantitos.

la pelotudez
así, regada
de privilegios
de clase,

no conoce
límite alguno.


III.
al nueve
le decían pipa.

cuando pasó
el tiempo y le puse
un apellido al apodo
entendí todo.

ellos jugaban
a dos toques.

digo:
si alguno
la tocaba más
de dos veces,
se cobraba
tiro libre
para nosotros.

con todo, quince
del primer tiempo:
seis o siete abajo,
ni cruzamos la mitad
de cancha.

me hicieron
goles de todos los
colores posibles.

pero algo
en común tenían
todos o casi todos:

ni te podías tirar,
nada de cara interna.
fuerte y a un palo.
cuando la veías,
ya había inflado
la red.


IV.
mirá mirá mirá
sacale una foto.

no creo
que nadie
recuerde
el resultado
final.

el olvido
me hizo el favor
de llevarse el viaje
de vuelta, todo ese
silencio.

igual,
está bien así.

si la vida
te tiene que poner
en tu lugar, siempre
es mejor si lo hace
con una camiseta
de river.

sábado, 4 de junio de 2016

caraduras

parece que está
en lo contextual
la cosa.

toda sombra,
posibilidad
de psicosis,
o condena
pública
puede mutar
a reconocimiento,
o genialidad
en un parpadeo.

si tenés un mecenas
y poca vergüenza,
incluso esto
es una perfo.

jueves, 2 de junio de 2016

macri lcdth

el pibe
le devolvió
la autonomía
a las fuerzas
armadas.

lo hizo en medio
de algo parecido
a un pedido
de disculpas:

no fueron
debidamente
reconocidos
durante
los últimos
años, dijo.

reconocer, creo,
es poder asignar
las características
adecuadas al objeto
que corresponden.

en ese sentido,
te podés quedar
tranquilo, mauri,
que a los milicos,
hasta al último
de ellos, los
reconocemos
bárbaro:

a todos
los vende
la cara

de gatillo.

miércoles, 1 de junio de 2016

confusión español español confusión

no sé
qué cosa es
el mundo.

digo:
entiendo sobre
los países, continentes
y todo eso, pero me refiero
a una noción más palpable
de mundo, algo del orden
de los sentidos.

así,
el mundo puede ser
la memoria:
el olor a la comida
de tu vieja, un tiro libre
por afuera de la barrera,
un poema que hable
de putas y cuchilleros,
etcétera.

o mejor: mundo
pueden ser todas
esas personas
que nos hacen
de red.

los que le dan
sentido a esa bolsa
de ratas que es
la calle la ciudad
todo lo que se filtra
entre los auriculares.